Jun 25, 2013

El Ayuntamiento de La Carlota quiere aclarar las informaciones recientemente vertidas por el sindicato de enfermería SATSE y el Grupo del PP, referente a Urgencias del Centro de Salud


La información del SATSE no es veraz, tal y como se publica en diversos medios de comunicación y en los folletos repartidos en el pueblo de La Carlota.
Locales
radiocarlota
El Ayuntamiento de La Carlota, en su responsabilidad como institución municipal y representante de los vecinos y de las vecinas de este municipio, ha estado permanentemente en contacto con la Delegación de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía en Córdoba, así como con el Distrito de Salud Guadalquivir para conocer los verdaderos hechos que se pone en cuestión por parte del SATSE, así como el grupo municipal de PP.
En este sentido, se comunicó que los rumores sobre la eliminación de un equipo (médico/a y enfermero/a) durante el servicio de Urgencias en el Centro de Salud de La Carlota es totalmente falso, ya que el servicio se mantiene exactamente del mismo modo que estos 5 años anteriores, 2008, fecha en la que se dotó al centro de otro equipo, es decir, dos equipos para el servicio de urgencias.
Asimismo, se informó que desde esa misma fecha, durante el plan vacacional del personal sanitario en verano, los meses de julio y agosto, el centro cuenta con un equipo de urgencias de lunes a jueves de 20.00h a 8.00 h del día siguiente, pasando a contar con los dos equipos el viernes, sábado, domingo y festivos. Y por tanto, los 10 meses restantes, el centro médico cuenta con los dos equipos durante todo el servicio de urgencias.
Esto quiere decir, que urgencias del Centro de Salud de La Carlota va a seguir atendiendo a los vecinos y vecinas como se ha estado haciendo hasta ahora, un servicio que no ha tenido reclamaciones de la ciudadanía.
Además, se notificó que durante estos dos meses, los servicios de emergencias se daban 1 cada 2 días, según las estadísticas, disminuyendo bastante respecto a los diez meses restantes.
Por todo ello, y tras recibir la información de las administraciones competentes que aseguran que la cobertura sanitaria está garantizada y que no se elimina un equipo de urgencias, sino que es el plan vacacional del personal, este Ayuntamiento considera que las manifestaciones del SATSE y el grupo del PP carloteño están siendo sectarias e interesadas puesto que en ninguna de las comparecencias explican con detenimiento la situación, sino que hacen alusión a esta cuestión de una forma ambigua, llegando a señalar al equipo de gobierno de este Ayuntamiento.
La información sesgada provoca confusión y esto es lo que ocurre con las octavillas y notas informativas repartidas en La Carlota, firmadas por el SATSE.
Asimismo, están incitando a la población para que hagan un juicio milimétrico al servicio prestado, para poder aprovechar la ocasión, hecho que provocará más presión entre los profesionales por la exigencia dramatizada que está instaurando este sindicato.
El Ayuntamiento no toma una postura arbitrariamente, sino que obedece a las leyes y estructuras organizativas, tanto de esta institución, como de las demás, y no se hacen en función de personalismos, como quiere señalar el SATSE, para provocar descontento entre la población carloteña.
Del mismo modo, indicar que las publicaciones del SATSE no sólo muestra una información incompleta, sino que además, ofrece datos erróneos como que La Carlota cuenta con 11 aldeas y su población es de 8.000 personas, cuando en realidad son 10 y cuenta con unos 6.400 habitantes. Una cuestión insignificante realmente, pero sí es verdad que está cargada de intenciones para llamar más la atención.
Todas estas informaciones están avaladas por el grupo municipal del PP, como así se ha visto en los medios de comunicación, así como el pleno extraordinario convocado por los concejales de este grupo, y en el que dijo su portavoz: "vamos a seguir haciendo octavillas y repartiendo en La Carlota", pese a que se ofrece una información tergiversada y no veraz.
Por tanto, estas declaraciones hacen pensar que son más un ataque unilateral y partidista al gobierno municipal y regional, en un intento de confrontar y justificar el recorte realizado por el gobierno central en materia de salud.